¿El alcohol hace tu vida ingobernable?

alcohol

El alcohol anestesia tu vida.

El abuso de bebidas alcohólicas es un problema de alcance mundial. Así lo evidencian los datos de la Organización Mundial de la Salud cuando afirman que el alcohol causa 2,5 millones de muertes al año en el mundo y de ellas, 320.000 corresponden a jóvenes de entre 19 y 25 años.

Curiosamente, el alcohol está presente en el 90% de los policonsumos (consumo de dos o mas sustancias), y ésta es una conducta muy habitual en nuestro país; este abuso provoca más daños a las personas y su entorno que cualquier otra droga ilegal. Estas son algunas de las evidencias científicas efectuadas por la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y otras Toxicomanías.

Tanto el alcohol como el tabaco son drogas legales y socialmente aceptadas. Sin embargo, el abuso de estas sustancias adictivas es preocupante porque generan dependencia en las personas y desde edades cada vez más tempranas, constituyendo así, la puerta de entrada a drogas ilícitas de igual o peor magnitud.

El alcohol está allí, en muchos de los eventos de nuestra vida cotidiana y este es uno de los motivos que facilitan el acercamiento y la familiarización. Desde una celebración, un momento de relax, una reunión con amigos, un almuerzo de trabajo, una cena de negocios y/o una cena romántica, hasta cualquier evento festivo de carácter masivo, selecto o íntimo.

No obstante, cuando la necesidad de beber se vuelve una obsesión, cuando el alcohol deja de ser un complemento y se convierte en un fin en sí mismo, en el protagonista de todos y cada uno de los momentos de las personas, hablamos de un problema muy grave, hablamos de alcoholismoCuando ya no importa ni cómo, ni porqué, ni con quién y lo único que importa concretar ese deseo insaciable de beber.

El alcohol hace tu vida ingobernable.

Con un consumo social y moderado los principales efectos son la sensación de relajación, de liberación y aumento de confianza en uno mismo, locuacidad, disminución de la atención y euforia. Conforme se va aumentando la cantidad, todos estos síntomas se acentúan negativamente, deviniendo en comportamientos errantes como incongruencia en el habla, falta de coordinación en los movimientos, pérdida del equilibrio, de reflejos, e incluso del conocimiento, etc.

Todo deja de ser divertido cuando se transforma en exceso. Todos los excesos son tóxicos y sus consecuencias pueden ir desde sobrepeso, trastornos de sueño, hipertensión, impotencia sexual, temblores y sudoraciones, hasta trastornos hepáticos, alteraciones cardiovasculares, neurológicas, demencias, psicosis alcohólicas y, por supuesto, la muerte.

Piensas en él, en cómo conseguirlo, en cuándo consumirlo, en cómo recuperarte de sus efectos y cómo volver a beber…

Puede que aún consciente de que esto es lo que te ocurre, sigues envuelto en esta rutina que no hace más que agudizar en ti todos sus efectos físicos y psicológicos. Esto se produce porque has desarrollado un autoengaño inquebrantable que te permite seguir consumiendo y manipulando al entorno, de forma tal que niegas el consumo, a pesar de las evidentes consecuencias.

Cada vez necesitas más. No hay nada positivo en el consumo.

Aunque produzca síntomas de euforia, el alcohol es un depresor del sistema nervioso. Cuanto más alta es la dosis, más zonas del cerebro se ven afectadas y es lo que produce esa depresión final tan peligrosa.

En el entorno relacional, los efectos son:

  • A nivel familiar, la irritabilidad concluye en la aparición de discusiones, peleas, destrato, separación, e incluso, el abandono del hogar y la familia.
  • A nivel social, debido a una intromisión y auto-marginalidad, se suceden las pérdidas de relaciones, los altercados, las imprudencias, los accidentes y los consecuentes problemas legales.
  • A nivel laboral: falta de interés, disminución del rendimiento, falta de concentración, conflictos constantes, accidentes laborales, bajas y despidos.

El alcohol no resuelve los problemas, los multiplica.

Desintoxicación, deshabituación, rehabilitación y reinserción.

La toma de conciencia es el gran primer paso. El segundo es, indudablemente, buscar el acompañamiento profesional para desandar el camino.

Así lo asegura Manel Colomer, director del Centro de desintoxicación sinconsumir, desde donde se establecen distintos tipos de asistencia para responder a las necesidades concretas de recuperación que requiera cada caso. Entre ellas:

  • Apoyo al paciente en tratamiento 24 horas, 365 días.
  • Terapias individuales para pacientes, familiares y parejas.
  • Terapias de grupo para pacientes, veteranos, familiares y parejas.
  • Terapias de motivación para el cambio.

Abandonar el consumo de alcohol, sólo tiene efectos positivos. No sólo en el adicto, sino en todos los ámbitos y con todas las personas del entorno. Con el acompañamiento profesional a lo largo del tratamiento, cada paso es un logro y cada logro es un motivo para continuar.

Algunos de los beneficios son:

  1. Mayor agilidad mental y capacidad de concentración.
  2. Mejorar el estado físico y optar por hábitos saludables.
  3. Mejorar las relaciones interpersonales.
  4. Disfrutar de la libertad que implica la NO dependencia.
  5. Mayor concentración y rendimiento en el trabajo.
  6. Aumentar notablemente la autoestima.

Los resultados obtenidos, la metodología del proceso, la profesionalidad, la vocación, la confidencialidad, los valores, la ética profesional y el respeto, son algunas de las características que lo distinguen.

Blog Attachment

Related Blogs

Déjanos un comentario - Solicita Información