Fobia Social: síntomas, causas y tratamiento

fobia social tratamiento barcelona

Fobia Social.

Terapia cognitivo conductual para tratar la fobia social.

En su versión menos severa, la ansiedad social puede ser específica y muchos de nosotros la hemos experimentado o la experimentamos en una o más ocasiones. Es decir, los episodios de ansiedad -muy limitantes en la mayoría de los casos- aparecen frente a eventos concretos como hablar en público, rendir un examen, asistir a eventos sociales, etc. No obstante, y a la que nos referimos en este artículo, es el trastorno de ansiedad generalizada, que es cuando las personas temen a cualquier tipo de contacto social y sufren aislamiento y postergación personal y profesional. Por ello, este trastorno, en relación a su severidad puede ser limitante o, directamente, incapacitante.

 

¿Qué es la fobia social o el trastorno de ansiedad generalizada?

La fobia social es un problema de salud mental. Se trata de un trastorno mental crónico en el que las interacciones sociales causan una ansiedad irracional. Es un temor intenso y persistente a la mirada de los demás, a ser observado y juzgado por ellos. Este temor, no obstante, no opera únicamente en ámbitos y/o grupos nuevos y desconocidos, sino que actúa en lugares y actividades cotidianas como el trabajo, la escuela, las reuniones con amigos, etc.

 

¿Qué siente una persona que sufre de fobia social?

Esta fobia hace que quienes la sufren tengan temor a ser humilladas, juzgadas y rechazadas. En consecuencia, se les hace cuesta arriba transcurrir situaciones más o menos habituales como tener una cita, asistir a un aniversario, mantener una entrevista laboral o hasta hablar con un vecino sobre las condiciones meteorológicas. Incluso llegan a evitar hacer frente a otras personas cosas de lo más simples como comer o conversar. El temor que sienten es tan intenso que la ansiedad que manifiesta se interpone con su capacidad de hacer cosas cotidianas y suelen preocuparse por cosas mínimas -magnificándolas- mucho tiempo antes de que estas ocurran -o no-.

 

 

¿Qué síntomas muestran las personas que la padecen?

Cada persona es única, por ende, si bien las tendencias de comportamiento pueden ser similares en muchos casos, puede variar en la intensidad con la que se manifiestan. Entre ellas:

  • Enrojecimiento, sudor, palpitaciones, tartamudez, rigidez corporal.
  • Feroz intento por pasar desapercibidos.
  • Evitan al máximo el contacto visual y/o hablan lo justo y con un tono de voz muy bajo.
  • Dificultades para relacionarse con otras personas, sobre todo cuando recién las conocen.
  • Excesiva conciencia de sí mismas y excesivo miedo al juicio de los demás.
  • Miedo irracional a la interacción social y a no estar a las alturas de las expectativas de los demás.
  • Poseen malos conceptos sobre sí mismos y una alta sensación de inferioridad.

 

¿Qué factores pueden provocar la aparición de la fobia social?

Existen varias hipótesis al respecto. Una de ellas es que el trastorno de ansiedad social podría ser genético y otra señala que puede ser un trastorno adquirido. En este último caso, por ejemplo, la exposición a madres y padres excesivamente exigentes, autoritarios, críticos pueden afectar a una estructura de personalidad insegura, temerosa y evitativa. Incluso este tipo de personalidad es el que los convierte en víctimas del Bullying –acoso escolar-.

La falta de habilidades sociales también suele ser un denominador común. Desde las más básicas como escuchar, iniciar una conversación o formular una pregunta; hasta las más complejas como la inteligencia emocional, la empatía, la asertividad, la escucha activa, la buena comunicación, etc.

 

¿Existe un tratamiento para la fobia social?

Por supuesto y está claro es que sin tratamiento, el trastorno puede permanecer toda la vida. Comobien decíamos al comienzo, la terapia cognitivo-conductual -en formato tanto individual y/o grupal- es especialmente útil para el tratamiento de la ansiedad social y, en muchos casos se combina con fármacos específicos. Es desde esta mirada integral que abordan el tratamiento los profesionales multidisciplinares que conforman el Centro de Psicología Especializada.

 

Entre otras cosas, el tratamiento del paciente se centra en:

  • Construir su valoración personal.
  • Mejorar su seguridad en sí mismo/a.
  • Establecer expectativas realistas en todas las situaciones.
  • Reforzar los criterios personales en la toma de decisiones.
  • Aprender a poner límites saludables.
  • Gestionar sus distorsiones cognitivas.

No debe confundirse la fobia social con la timidez extrema. Si bien pueden presentar ciertas similitudes, en el caso de la timidez la sintomatología no es tan intensa y tan sólo se debe a la dificultad de encaje social.

Blog Attachment